Hola, ¿qué tal? Han pasado dos años desde la última vez que me acerqué a escribir en el blog. Demasiado tiempo sin pasarme por aquí. En este largo periodo de tiempo han pasado muchas cosas. Espero que esta retro sirva de estimulante para volver a escribir por aquí.

Retrospectiva 2019

Como en las últimas retrospectivas, voy a hacer dos listas: una con la que ha ido bien y otra con la que no ha ido tan bien. Después vendrá una lista de las lecciones aprendidas y, por último, los objetivos del próximo año.

Lo que fue bien

No solemos celebrar bien los triunfos que conseguimos y no caemos en la cuenta de todos los éxitos que conseguimos a lo largo del año. Por eso, hacer una lista en este sentido te permite subir el ánimo y plantear nuevos objetivos:

Nuevas experiencias profesionales

Tras el parón en verano de 2017 para ayudar al crecimiento de Competize (aka FootballTracker), volví a Ibermática, al mismo proyecto en el que estaba trabajando. Un proyecto que se complicó bastante y en el que me quemé un poco haciendo bastantes horas extra sin ver un resultado concreto. No obstante, obtuve un buen aprendizaje de ello.

El cuerpo me pedía un cambio y surgió la oportunidad de trabajar en una pequeña empresa. Me apetecía probar la experiencia en una empresa pequeña tras mi paso por Indra e Ibermática, dos monstruos gigantes con mucha burocracia. Así que entré a formar parte de la reducida plantilla de Xtremmedia, una tienda online de productos informáticos. Para quien no la conozca, es como PcComponentes pero más modesta. Aquí entré como encargado de Sistemas, mejorando tanto la web como las aplicaciones internas para el funcionamiento de la empresa. Ha sido una experiencia muy buena, además de sentirme muy cómodo en ella y con el resto de mis compañeros. Al ser tan pequeña, toda la burocracia se elimina y se ve directamente todo lo que estás aportando a la misma. Sin embargo, al igual que el tamaño tiene sus ventajas también tiene sus inconvenientes. Estas diferencias entre trabajar en una empresa grande y una pequeña podrían dar para un artículo aparte. Uno de los problemas es que tienes que hacer de todo, y podía pasarme muchos días sin programar haciendo otras tareas más administrativas.

El hecho es que me sentí estancado profesionalmente. Así que me dispuse a buscar otro trabajo. Y en otra ciudad, para que mi pareja tuviera más oportunidades de encontrar trabajo. Así que tras un tiempo de búsqueda, surgió la oportunidad de venirme a Madrid, a la empresa Profile, que es donde estoy ahora. Se trata de una empresa mediana, así que no tiene los inconvenientes de las otros dos tipos de empresas. De momento me siento bien, adaptándome al nuevo puesto y tecnologías que hacía tiempo que no utilizaba.

Nueva vida en Madrid

Como he indicado en el punto anterior, ahora mismo estamos viviendo en Madrid. Tras recibir la oferta estuvimos dudando en aceptarla o no. Es un cambio bastante grande (empresa, ciudad, vida) pero me apetecía probar. Y estoy comprobando en los últimos años que si algo te apetece tienes que ir a por ello, porque luego te puedes arrepentir de no haberlo intentado. Puede salir mejor o peor, pero no quedarás con la duda de comprobarlo. De momento nos estamos adaptando bien a la nueva ciudad. Vivimos en un sitio céntrico (estoy a solo 10 minutos del trabajo en bicicleta) y con bastantes comercios y servicios alrededor. Además, en Madrid no puedes aburrirte. Todos los días se pueden realizar actividades de uno u otro tipo.

Viajes

No he podido viajar todo lo que me hubiera gustado, pero aún así salieron algunos viajes y escapadas interesantes.

En febrero de 2018 hicimos una escapada de fin de semana a Toledo, la ciudad de las 3 culturas. Tiene un centro histórico muy bonitos y unas maravillosas vistas desde el mirador. Me gustan los sitios con encanto y nos alojamos en la Hospedería Casa de Cisneros, antigua cárcel de monjes donde iban a redimir sus pecados, a escasos metros de la Catedral.

En julio hubo viajes internacionales por partida doble. A primeros de mes estuve con mis amigos en Berlín, primer viaje a Alemania. Y a finales de mes estuve una semana con mi pareja en Cerdeña disfrutando de sus maravillosas playas.

Cerdeña

En agosto, un par de escapadas rápidas a Alburquerque y Trujillo, dentro de la comunidad de Extremadura. En Alburquerque coincidiendo con el festival medieval que se celebra allí todos los años. Y en Trujillo, en la boda de un amigo. Los castillos de ambas localidades destacan y son de visita obligada si vas por allí.

En febrero de 2019 estuvimos un fin de semana en Óbidos y alrededores. Pasamos casi un dia entero visitando el mágico Buddha Eden Garden y otro día en el Zoo de Lisboa. Nos alojamos en The Literary Man, un pequeño hotelito repleto de libros por todos lados.

Buddha Eden Garden

En agosto la zona de La Vera fue nuestro destino. Un turismo más rural y cercano donde pudimos disfrutar de paisajes fantásticos y de las aguas frías de multitud de charcas que hay por la zona.

Comarca de La Vera

Y en octubre nos vinimos a vivir a Madrid.

Lo que no fue tan bien

Por otro lado, solemos ser bastante negativos con aquello que no hemos conseguido o que nos ha salido bien. Es buena idea detectar estas cosas, pero sin recriminarnos a nosotros mismos por no haberlo conseguido, sino para identificarlos e intentar solucionarlo:

Pérdidas personales

Este último año ha sido trágico en cuanto a lo personal. Hemos perdido a personas muy cercanas en la familia y ha sido una gran conmoción para todos. Está claro que en estas circunstancias no puedes hacer gran cosa, aunque creas que no es justo, no puedes hacer que no ocurra. Solo puedes apoyar a la familia. Las personas afrontan la muerte de maneras distintas.

Estrés

En este par de años ha habido épocas de gran estrés, tanto personalmente como profesionalmente. Soy una persona que no suelo exteriorizar mucho mi estado de ánimo, pero la procesión va por dentro. Además en estos últimos meses la carga emocional ha sido muy alta debido a las circunstancias y cambios que hemos visto antes.

Proyectos y formación

Apenas he trabajado en mis proyectos personales ni en mi formación en este tiempo. Por este motivo he llegado a verme algo estancado en mi desarrollo profesional. Por eso necesitaba el último cambio que he hecho. Y seguir trabajando en mi desarrollo personal.

Estado físico

Como viene siendo habitual en los últimos años, mi estado físico no ha mejorado. Y a veces ha empeorado. Debo cuidar algo más mi alimentación y realizar más ejercicio.

Lecciones aprendidas

Una vez vistas las cosas que fueron bien y no tan bien, he reunido algunas lecciones que he aprendido en estos últimos meses:

Disfruta de la vida

La vida es corta y un día estamos aquí y al siguiente ya no estamos. Por eso, hay que disfrutar de las pequeñas cosas de la vida y no enfadarse por tonterías que realmente no importan. Pasa tiempo de calidad con tu pareja, tu familia y tu «otra familia», los amigos. Queda con ellos siempre que puedas. Y aprende también a pasarlo bien en la oficina. Un trabajo no tiene que ser aburrido si te gusta lo que estás haciendo. Encuentra esos «momentos mágicos» que recordaréis pasado un tiempo.

No temas al cambio

Siempre he tenido un poco de miedo al cambio. Ya sabes, el dicho «más vale malo conocido…». Sin embargo, desde no hace mucho, he podido comprobar que el cambio en sí no es malo. Son nuestros pensamientos y los múltiples futuros apocalípticos que nuestra cabeza proyecta lo que nos hace rechazar el cambio. Pero luego, las cosas no son tan tremendas como te las habías imaginado. E incluso tu vida hace un cambio a mejor, normalmente es así. Con el paso del tiempo me voy conociendo más. Por eso, cada vez que el cuerpo me pide hacer un cambio intento hacerlo.

Sigue formándote

En una profesión como la mía, donde todo avanza tan rápido, es necesario seguir formándose. Porque si no lo haces, te estancarás profesionalmente. Así ha sido como me he sentido alguna vez este año. Aprende cada día, tanto en el trabajo como fuera. Crea proyectos personales y fórmate con cursos impartidos por otros profesionales. Y no sólo te formes técnicamente. Mejora en otras habilidades, las llamadas «soft skills». Y nunca dejes de incrementar tu nivel de idiomas.

Objetivos en 2020

Cada vez que alguien hace planes, Dios se descojona. Es así. Es importante tener objetivos en la vida y saber a dónde dirigirte. Sin embargo, la vida suele llevarte por otros lugares que no tenías planeado. Mi objetivo de este año será disfrutar el nuevo cambio de vida e intentar entender los distintos momentos en los que me encuentre, tanto para disfrutarlos, como para realizar cambios. Mi idea también es adquirir una serie de hábitos que me lleven a una vida más plena y satisfactoria en todos los aspectos de la misma.

Pon un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>