Valverdades

Siete años y medio: otra etapa terminada

Últimamente estoy viviendo una época de grandes cambios personales y profesionales. El último fue hace unos meses cuando mi contrato de trabajo con Indra Software Labs fue rescindido. Tras siete años y medio en la empresa fui despedido repentinamente sin previo aviso. Pese a que las formas no creo que fueran las más idóneas y que los motivos me los guardo para mi circulo más cercano, ha pasado unos meses desde aquello y he tenido algo de tiempo para reflexionar sobre mi paso por la empresa y sobre lo que me depara el futuro.

Indra. Clase de inicio hace siete años y medio

Mi primer trabajo

Había acabado mi paso por la Universidad en aquel lejano 2006, aunque seguía teniendo pendiente el Proyecto Fin de Carrera, y tenía que ponerme a buscar trabajo. Antes de la Universidad ya había trabajado como vigilante en el Museo Arqueológico de Badajoz en unas sustituciones de verano, pero era la primera vez que me ponía a buscar algo de lo mío, de eso que había estudiado, con más o menos esfuerzo, en los años anteriores.

Algunos amigos de la Universidad ya se habían ido a trabajar a Madrid pero, antes de dar el paso de trasladarme a la capital quería probar suerte en los pocos lugares que había en la región. Tras un par de entrevistas en un par de empresas (una de las cuales me motivó a crear esta página web en la que te encuentras) entregué mi currículum a Indra y tras un tiempo fui llamado a realizar una reunión en el que estábamos unas 20 personas donde se nos explicó un poco en qué consistía la empresa y realizamos unos tests psicotécnicos. Después pasamos a realizar la entrevista individual y unos días después me avisaron que había superado la prueba y que formaría parte de la plantilla.

Desarrollo profesional

Comenzaba mi andadura profesional el 26 de septiembre de 2007 con otros 12-13 nuevos compañeros y el primer mes era completamente dedicado a formación. Aunque ya había dado algún pequeño curso de Java en la Universidad, en este primer mes profundizamos mucho más en el lenguaje y en los distintos frameworks que por aquel entonces se utilizaban en la empresa.

Trabajando en Indra

Durante estos siete años he crecido como profesional y aprendido distintas tecnologías y formas de trabajar que me han hecho mejorar en mis aptitudes. Si bien es cierto que el progreso no ha sido igual en según qué proyectos, sobre todo por la tareas que tenía encomendadas, de todos ellos he aprendido y sacado algo para mi formación y desarrollo de mi carrera.

He vivido grandes momentos y no tan buenos. Pero estos últimos me han servido de aprendizaje y a conocerme mejor. Está claro que en una empresa tan grande hay cosas muy mejorables en cuanto al trato con el personal.

Compañeros

En Indra Software Labs Badajoz estábamos unas 300 personas aunque cuando entré apenas pasábamos del centenar. Con tanta gente, pues te encuentras de todo. Desde algunos cracks de los que piensas que qué están haciendo aquí que no se van a otro lugar con mejores condiciones profesionales y económicas (aunque la mayoría al final se acaban marchando) hasta algunos personajes que… bueno, que hay de todo, jaja.

Reunión geodésica

Eso sí, no hubiera crecido tanto si no es por los grandes compañeros con los que he compartido trabajo y de los que tanto he aprendido. Espero que en algún otro momento me reencuentre con algunos de ellos en otros proyectos y colaboraciones.

Amigos y buenos momentos

Pero sobre todo, y por lo que me da más pena salir y lo que más echo de menos en el día a día, lo que me llevo son a los grandes amigos que me he encontrado allí. Con algunos de ellos entré a la vez en la empresa y otros se han ido incorporando después, y, aunque son pocos, los puedo considerar como amigos de verdad y para toda la vida.

Fotomontaje Geodesys

Y todos los buenos momentos, tanto en la oficina como fuera, que hemos pasado juntos con nuestras locuras y nuestras “zorreras”. Algunos de los cuáles seguimos recordando años después. Momentos como las dos indescriptibles bodas a las que asistimos, nuestras excursiones y reuniones de trabajo, el libro de los verdes, la centanca, las visitas al Mozobar, las pachangas de fútbol, las fiestas oficiales de la empresa y las no oficiales, el random de las comidas, las noches Champions y noches Blesa, etc.

¿Y ahora qué?

Pese al shock que puede producir todo despido inesperado, ésto me lo tomo como un reto y una oportunidad de cambiar y mejorar mi carrera. De momento, aunque ya tengo actualizado el CV y estoy abierto a escuchar ofertas, me estoy tomando un tiempo de reflexión. Quiero realizar algún pequeño proyecto que tenía pendiente de probar (de los que te informaré pronto), formarme mejor y aprender nuevas tecnologías, y mejorar mucho mi inglés. Estoy enormemente motivado y con muchas ganas de crear cosas. Nos vemos.

Pon un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>