Valverdades

Retrospectiva 2020

Un año más vuelvo a este rincón para reflexionar y poner por escrito como fue el año y en qué nos toca mejorar. Este año todo ha estado condicionado por el virus que todos conocemos y que durante los últimos meses ha estado presente en nuestras vidas.

Como en las últimas retrospectivas, voy a hacer dos listas: una con lo que ha ido bien y otra con la que no ha ido tan bien. Después vendrá una lista de las lecciones aprendidas y, por último, los objetivos del próximo año.

Lo que fue bien

No solemos celebrar bien los triunfos que conseguimos y no caemos en la cuenta de todos los éxitos que conseguimos a lo largo del año. Por eso, hacer una lista en este sentido te permite subir el ánimo y plantear nuevos objetivos:

Teletrabajo

Uno de mis objetivos profesionales para el futuro era el teletrabajo. Afortunadamente, el sector en el que me encuentro permite sin problema que pueda desarrollarse el trabajo en remoto. La idea de poder trabajar desde donde quieras y cuando quieras siempre me ha gustado.

Y este año todo se ha precipitado. La mayoría de profesionales nos hemos tenido que adaptar a trabajar desde casa obligatoriamente y, más o menos, hemos sacado el trabajo adelante.

Es cierto que tengo que mejorar ciertos aspectos como la comunicación, la gestión del tiempo para ser más ágil en el desarrollo de las tareas y separar más claramente las horas de trabajo y de ocio. No obstante, creo que me he adaptado bien a las circunstancias y que mi rendimiento no se ha visto mermado por éstas. Tengo la suerte de disponer de un espacio en casa para poder desarrollar el trabajo con plena concentración y sin distracciones (excepto cuando la gata quiere hacer pair programming conmigo).

El teletrabajo es una modalidad que van a adoptar muchas empresas a partir de ahora y eso me gusta. Entiendo que nuestro trabajo puede hacerse totalmente en remoto y que una oficina debería ser más un lugar de encuentro y socialización, pero la colaboración para desarrollar un trabajo se puede hacer perfectamente con las herramientas digitales que hay hoy en día. Veremos cómo evoluciona esto en los próximos meses.

Aprendiendo cada día

He tenido la suerte de caer en un proyecto interesante tecnológicamente. Es cierto que el negocio, los seguros, no es el mercado más emocionante que hay. Sin embargo, el ecosistema y las tecnologías utilizadas si lo son.

El proyecto en el que estoy consiste en el desarrollo de varias aplicaciones utilizando Java y Angular en su mayor parte. Lo interesante de estos es que son varias las aplicaciones que estamos desarrollando y manteniendo, por lo que no da tiempo a aburrirte de una de ellas. Y, aunque hay alguna aplicación más antigua que utiliza Stripes y JSPs o AngularJS, la mayoría de ellas se van actualizando poco a poco con las últimas versiones por lo que siempre estamos aprendiendo nuevas formas de hacer las cosas.

Hacía tiempo que no tocaba Java y había programado poco con Angular antes de entrar en esta empresa. Pero voy mejorando mis habilidades en estos lenguajes y empapándome de todo lo que aprendo de mis compañeros de trabajo. Mejorando cada día.

Finanzas personales

En los últimos años mis finanzas personales no han sido las mejores. Ya sea por ciertas decisiones económicas erróneas o por no realizar un seguimiento exhaustivo de las mismas, lo cierto es que mi gestión del dinero no ha sido la deseada. Además, esto se ha incrementado con el cambio a Madrid. ¡Los pisos de allí son muy caros!

Sin embargo, esta pandemia que nos ha tocado vivir ha tenido su parte buena. El teletrabajo (eliminando el piso de Madrid y los desplazamientos), la imposibilidad de unas buenas y costosas vacaciones o el descenso de salidas a cenar o de fiesta, han hecho que los ahorros se incrementen y pueda tener unas mejores condiciones económicas.

Además, desde hace unos meses llevo un control exhaustivo de ingresos y gastos, creando presupuestos y formándome en materia económica para sanear mis finanzas. Toca seguir mejorando es este aspecto pero estamos en el camino.

Salud de la familia

A pesar de algunos grandes sustos que hemos tenido, la verdad es que este año, a pesar de las circunstancias en las que nos encontramos todos, ha sido bastante bueno. Sobre todo en comparación con el anterior año que fue bastante negro. Hay que estar por tanto muy agradecido por ello.

Lo que no fue tan bien

Por otro lado, solemos ser bastante negativos con aquello que no hemos conseguido o que no ha salido bien. Es buena idea detectar estas cosas, pero sin recriminarnos a nosotros mismos por no haberlo conseguido, sino para identificarlos e intentar solucionarlo:

Socialización

Es curioso. Hasta que no perdemos algo, no nos damos cuenta de lo que teníamos. El mundo ha cambiado. Los besos y abrazos con amigos y familiares se han reducido y cambiado por choque de codos. Se echan de menos. Por responsabilidad y seguridad está bien, es lo que nos toca vivir y es lo que hay que hacer. Esperemos que esta pesadilla acabe cuanto antes y podamos volver a darnos abrazos y besos. Y salir de fiesta juntos. Y pegarnos unas buenas vacaciones. Y seguir con nuestros pinchos y cervezas de los viernes de curro.

Ansiedad

La incertidumbre y todos los sucesos que nos han pasado en este año nos ha provocado cierta cantidad de estrés y ansiedad a todos. A unos más que a otros. Suelo ser bastante positivo e intento no ver demasiadas noticias para no estar siempre con el monotema, pero es irremediable, está en todos sitios. Y esto te afecta en todos los aspectos de tu vida. Además, el confinamiento (que por cierto ha sido elegida como palabra del año) no ha ayudado tampoco.

Estado físico

Todos estos aspectos anteriores han afectado a mi estado físico, que ya no era bueno antes de todo esto. Lo que me ha llevado a engordar todavía más. Algo a corregir sí o sí este nuevo año.

Lecciones aprendidas

Una vez vistas las cosas que fueron bien y no tan bien, he reunido algunas lecciones que he aprendido en los últimos meses:

Haz planes… pero adáptate a los cambios

Decía en la retrospectiva del año pasado que cada vez que alguien hace planes, Dios se descojona. Y tanto que sí. Este año la ha liado bien. Por eso, aunque tienes que hacer planes para tener un rumbo fijado, debes adaptarte a todo lo que va llegando. Nos encontramos en un entorno de total incertidumbre y debemos ser capaces de irnos adaptando a todo lo que viene y seguir con nuestra vida.

Mantén un buen equilibrio físico y mental

Hay que cuidarse. Y no solo físicamente, la cabeza también es muy importante. Mens sana in corpore sano. Mindfulness, ejercicio físico, buena alimentación son imprescindibles para un buen equilibrio. Y olvidarse de todas las malas noticias. Toxicidad fuera, mala vibra fuera.

Mejora continua

Algo importante para mantenerse alejado de todo el ruido externo es intentar ser mejor cada día. Que tu YO de hoy sea mejor que el de ayer. Crecer como persona y como profesional.

Objetivos en 2021

Como tengo comprobado, plantearse objetivos específicos es una tontería. Mi objetivo para este nuevo año tiene mucho que ver con el punto anterior de mejora continua. La idea es ir adquiriendo buenos hábitos y eliminar malos hábitos poco a poco. Mejorando cada día y midiendo los pasos que voy dando. Equilibrar todo lo posible mis distintas áreas de responsabilidad. Y, sobre todo, aunque sea algo rutinario, disfrutar de cada momento y vivirlo completamente.

Espero que todo te vaya bien.

Pon un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>